Domingo, 03 de mayo de 2020
Nosotros vivimos constantes cambios en nuestras vidas, desde el momento que nacemos estamos sometidos a estos cambios; por ejemplo cuando vamos empezamos a caminar, después a poder saltar, etc.

Cada suceso es importante al igual que nos ayuda a desarrollarnos como personas, nos ayuda a adaptarnos o a enfermarnos, si bien es cierto nosotros debemos adaptarnos por ello es que entran los tipos de afrontamiento al estrés, antes de hablar de los tipos de afrontamiento, empecemos con ¿qué es el estrés?, bueno el estrés según la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como «el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción». Lo que nos quiere decir que el estrés es causa de factores externos como internos que nos afecta en su gran mayoría físicamente, expresándose como dolor de cabeza, dolores de espalda, dolor de hombros, problemas intestinales, etc. Ahora hablemos sobre la adaptación, el cual se define como un proceso de acomodación o ajuste de una cosa, u organismo, o hecho; a otra cosa, ser o circunstancia.


Bueno ya sabemos las definiciones ahora vamos hablar sobre los tipos de afrontamiento al estrés, pero antes, ¿Cual es la importancia del afrontamiento al estrés para enfrentar los cambios de la vida?, si bien es cierto nosotros como seres humanos desarrollamos mecanismos de afrontamiento al estrés en cada cambio que ocurre en nuestras vidas, en muchas ocasiones puede ser de forma positiva como de forma negativa. Recordemos que el afrontamiento es aquel que reduce el impacto del estrés que puede ocurrir por algún factor interno como externo.

Según Folkman y Lazarus refieren 8 dimensiones de afrontamiento al estrés, donde se considera los afrontamientos positivos y los negativos:

  • Confrontación. Acciones directas dirigidas hacia la situación. Ej: Confrontar a la persona que origina el estrés, negociar con la persona responsable para que cambie de idea .
  • Distanciamiento. Tratar de olvidarse del problema, negarse a tomarlo en serio, comportarse como si nada hubiera ocurrido.
  • Autocontrol. Procurar no precipitarse, guardar los problemas para uno, ocultar a las demás personas sobre el problema.
  • Búsqueda de apoyo social. Pedir consejo o ayuda a un amigo, hablar con alguien que pueda hacer algo concreto, contar a un familiar el problema.
  • Aceptación de la responsabilidad. Disculparse, criticarse a sí mismo, reconocerse causante del problema.
  • Escape - evitación. Esperar a que ocurra un milagro, evitar contacto con la gente, tomar alcohol, drogas, negar el problema existente.
  • Planificación de solución de problemas. Establecer un plan de acción y seguirlo, cambiar algo para que las cosas mejoren.
  • Re-evaluación positiva. La experiencia enseña, hay gente buena, cambié y maduré como persona, empezar de nuevo para mejorar las cosas.

Como hemos visto existen diferentes tipos de afrontamientos al estrés, pero para que nuestra adaptación al cambio sea exitosa debemos seguir los siguientes pasos:


  1. Identificar que tipo de afrontamiento tenemos, evitemos autoengañarnos, ya que al mentirnos no logramos el cambio que esperamos, en caso que nuestro afrontamiento al estrés sea negativo podemos volverlo en un afrontamiento positivo.
  2. Vivimos en constantes cambios, no intentemos evitar que ocurran, ya que esto solo provoca que sea mas difícil adaptarnos ante estos; existen dos tipos de cambios, los internos, son aquellos propios del desarrollo humano por ejemplo el crecimiento, el nacimiento del primer hijo, la entrada a la adolescencia, etc; y los cambios externos, los cuales son impredecibles y muchas veces fuera de nuestro control, por ejemplo una mudanza, problemas de salud, la muerte de un familiar, etc.
  3. No tengamos miedo de ir a un profesional en caso que nos cueste adaptarnos al cambio, muchas veces recurrimos a varias personas antes de ir a un profesional, lo que provoca que el problema crezca y la afectación emocional crezca en vez de disminuir.
  4. No ignoremos a los niños en casa, ellos también se estresan ante los cambios, por ello debemos ser sinceros con ellos para que se adapten con mayor facilidad. Darles tareas de acuerdo a su edad lo cual ayuda mucho para su adaptación, investiguemos sobre el tema para poder brindarle la información que ellos requieran.
  5. Los adultos mayores también se adaptan, no los tratemos como si ellos no se puedan adaptar o como inútiles. Al igual que los niños deben tener tareas en casa, a pesar de su edad pueden hacer las mismas cosas de cuando eran jóvenes, claro que muchas de ellas deben ser reemplazadas por actividades mas ligeras pero con la misma satisfacción para el adulto mayor. Por ejemplo, cuando el adulto mayor era joven pudo ser atleta, ahora en la tercera edad puede practicar la caminata rápida.
  6. Aprender aceptar los cambios, abrir la mente ante las nuevas cosas, si bien es cierto es difícil salir de la zona de confort pero cuando logras salir es mas probable que llegues a la zona de crecimiento.
  7. No fuerces que las cosas pasen rápido, adaptarnos a los cambios no es fácil pero tampoco debemos forzar que las otras personas de nuestro entorno se adapten al cambio, cada persona tiene su propio ritmo para la adaptación.
  8. No critiquemos a otros, ni tampoco nos critiquemos a nosotros mismos.
  9. Mantengamos el pensamiento positivo, en los nuevos retos que vamos a enfrentar debemos considerar que en muchas ocasionas las cosas pueden salir bien, pero también pueden salir mal, en cualquiera de los escenarios planteados nosotros debemos buscar el beneficio del suceso, es decir que en caso que fracasemos en el primer intento, nos da la oportunidad de aprender, nos da la oportunidad de modificar, y sobre todo de acercarnos mas a nuestra meta.
  • Bibliográfia:
  • Adorno, T. W. et al. (1965). La personalidad autoritaria. Estudios sobre el prejuicio. Buenos Aires: Proyección..

    Alberola. J. (2019). La adaptación al cambio según la psicología. 2020, de Psicolgia Online Sitio web: https://www.psicologia-online.com/la-adaptacion-al-cambio-segun-la-psicologia-4380.html

    Lazarus, R y Folkman, S. (1984). Stress, Appraisal and Coping. New York: Springer.

    Stavroula L.y Cols. (2015). La organización del trabajo y el estrés. 2020, de OMS Sitio web: https://www.who.int/occupational_health/publications/stress/es/


Publicado por analyth @ 12:08  | Familia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios